jueves, 28 de agosto de 2008

Medio lleno


Despuès de un par de llamadas y unos cuantos mensajes de texto todo estaba arreglado, comprarìamos pan, queso y cervezas y nos entregaríamos a las delicias del chismorreo inocente, y asi fue, eramos tres amigas a la mesa en un pequeño apartamento, hacia meses que no nos veìamos y de pronto, era como si ese tiempo no hubiese transcurrido, hablabamos a mil por hora, desternillandonos de la risa con las burradas de cada una, alegrandonos sinceramente por las batallas conquistadas, y recordando un poco el camino que nos habìa traìdo hasta aqui, aquellas vacias noches de los corazones rotos, las fiestas, los domingos de cine,los viajes, y los dìas en que la vida era màs sencilla, y la agenda menos apretada.

Pero aùn nos faltaba algo, alguien màs bien, una cuarta aliada que todavia se encontraba inmersa en sus actividades de mujer independiente, (hace apenas 7 años que salimos de la adolescencia), finalmente decidimos salir en su bùsqueda, era viernes y pasaban de las 8 p.m., "hay que vivir un poco" dijo una de nosotras.

Elegimos un bar pequeño al que justamente se le acaban de agotar sus quince minutos de fama, por lo que a pesar de la hora y el dìa se encontraba tranquilo. Un par de rondas de bebidas màs tarde y ya estabamos en esa etapa de decirnos cuanto nos querìamos, y cuanto nos alegraba que una de nosotras hubiera ya superado esa etapa de "gastate todo mi dinero, pero no me dejes", y que otra al fin se hubiera decidido a decirle un par de verdades a su ex jefe largàndose para otro lado, y que una tercera siguiera firme en sus convicciones y no se hubiera dejado corromper por la colecciòn de nefastos con la que tenìa que tratar diariamente; ahh ... el dulce momento de la honestidad, debo confesarlo, esperaba que llegado mi turno, mis queridas amigas se deshicieran en halagos para mi arduamente conquistada independencia laboral, y que notaran de paso los relucientes zapatos nuevos que completaban mi vestuario, pero sus mentes y sus corazones estaban en otra pàgina, finalmente una a una y con toda la ternura de la que eran capaces no hicieron màs que decirme cuanto les alegraba el que estuviera allì, y que dejara de preocuparme, que ellas desde hacìa tiempo sabìan de mi natural tendencia al auto exilio, y que igual me querian.

Allì fue cuando todo aquello me golpeò, es cierto, amo estar sola, y siempre me he sentido como una isla en medio de un vasto oceàno, pero en muchas ocasiones he intentado unirme al mundo, creo que mis amigas no pudieron ponerlo de mejor manera, y si ellas me aceptan, con todo y mi gen solitario, porque no he de aceptarlo yo tambièn, "hola soy Andrea, soy una solitaria, mi meta no es formar una familia, ni tener 1 millòn de amigos". De ahora en adelante ya no pensarè en mi como en una "lisiada social", tengo un buen corazòn, un cerebro eficiente, y todas las otras visceras en mi cuerpo funcionan tambièn muy bien, esta soy yo, y este es mi vaso medio lleno.

9 comentarios:

el yorch dijo...

si eres tu!
no se puede pedir mas

Petoulqui dijo...

Andrea:

Verdad que sí, verdad que algunos hombres y mujeres sí somos una isla. "Ningún hombre es una isla." Bah. Sí, algunos lo somos, al menos de vez en cuando.

Escribí hace tiempo algo sobre esto:

http://lasaventurasdepetoulqui.blogspot.com/2008/07/captulo-cero-la-condicin-petoulquiana.html

Es uno de mis "capítulos cero", por si querés leerlo.

Saludos,

Peto (sí, claro que me podés denominar así. Peto a secas)

Andrea dijo...

Yorch:Gracias por visitar y por el comentario.

Peto: Todos somos islas, el asunto es que la mayoria busca vivir como archipielago, otros somos felices aún sin el espiritu gregario. Buenísimos los capitulos cero, los leí todos de un tirón.

PROSÓDICA dijo...

Puta mano!! perdón la expresión pero este tu post me llegó, me llegó....... sigo insistiendo que te me haces tan a mi cuando te leo, como lo que pienso.... me recordaste a mis salidas con mis cuatas, cada quien en su rollo bien distinto, pero todas nos apreciamos y nos hemos aprendido a querer asi, con esos grandes abismos entre una y otra.
Te felicito por HUEVUDA.... yo creo que aún no he llegado al lugar ese que alcanzaste en el post, de poder decir: "medio lleno, y qué?".... todavía sigo pensando por que jodidos no está todo lleno o si sería más fácil si estuviera todo vacío....en fin.

Cierro mis cobachitas por un tiempo.... ese mismo autoexilio del que hablas....esa misma necesidad de estar sola un tiempo y esperando poder querer mi medio lleno como vos. De cualquier forma, sigo pasando por aqui a visitarte.

Abrazos.

Andrea dijo...

Prosódica: Tendremos que seguir comparando notas, pero creéme que es aún más reconfortante el saber que no soy la única que se siente y se sabe un punto rojo rodeado de millones de puntos negros. Disfruta de ese autoexilio, te hará más fuerte, lo sé, espero poder leerte pronto, creéme también que leo tus poemas y digo "Demonios, asi me siento".

Duff Man dijo...

Hola Andrea. Yo siempre me sentí así, una especie de outsider. Lo bueno es saber que tener la aprobación o el diagnóstico de nuestros círculos inmediatos, ni nos quita ni nos pone. Un abrazote!

Andrea dijo...

Duffman: Que gusto tenerte por acà de nuevo :) mira, estoy de acuerdo en que lo que los otros, cercanos o no, piensen o dejen de pensar, ni nos quita ni nos pone, pero a veces nos toma años y cientos de experiencias el entenderlo así, y el aceptarlo, y el aceptarnos. Abrazos

Katheleen... dijo...

es cierto...
si bien eso del auto exilio puede parecer algun tipo de suicidio para algunas personas, puede resultar siendo algo muy positivo.... es un poco lo q decia yo de la soledad... encontrarle el lado positivo y si funciona para ti y ya lo aceptaste pues dale... cuesta dejar a un lado las opiniones ajenas pero lo que cuenta es que al final estés bien...
y bueno.... te mando un abrazote nena :) yo también pasaré por acá más seguido jiji

JDAO dijo...

mm, yo llego a un clan de 3 mosqueteros, lejos pero cerca, y si son de ahuevo esas saliditas esporadicas, con los verdaderos compadres.