lunes, 25 de junio de 2007

Miedo


El ruido de la calle se cuela por el ventanal y la noche me descubre acurrucada en un rincòn de la casa. Adentro el silencio, la zozobra, la punzada constante en el pecho y la mente revuelta de pensamientos que no logro conciliar entre si. Asi como estoy, en pijama y asida a una caja de pañuelos parezco un trapo viejo, -debe ser que asi me siento por dentro-, tiemblo y estoy harta y siento que el aire me falta.

Ya perdí la cuenta de las veces que me he puesto asi, ya perdi la cuenta de las cosas que he escupido a la cara de mis amigos en momentos como este, ya perdi la cuenta de los dìas que me encerrado en la casa para que nadie me viera asi, ya perdi la cuenta de las veces que hube de respirar profundo para no romper en llanto en la cola del banco o en una reunion de trabajo, ya perdi la cuenta de los miligramos de litio,de melaril, de paxil, de zoloft, de citalopram, que me he tragado en seco, ya perdi la cuenta de las veces que he creido que conjurando al miedo podria exorcizarlo de mi entraña, de las visitas al terapista, de los articulos escritos confesandole al mundo que soy mercancia estropeada, que sali con muchas fallas de la linea de ensamblaje y que debo vivir sintiendo que de un momento a otro mi fachada de Señorita infalible se va a venir abajo y todos veran que detràs del barniz no habia màs que una pobre criatura asustada, llorosa, que se crispa de los nervios sin poder evitarlo, que la depresiòn la tengo enraizada, que algo me hizo corto circuito en el cerebro antes de que cumpliera los doce años:

No siempre fui asi, mi familia, los amigos con que crecì, todavia dan cuenta de una dulzura desvanecida y de una ternura desterrada que alguna vez me pertenecieron. Yo ya casi no lo recuerdo.

Y estoy aqui intentando luchar contra este vacio que todo lo devora, intentando buscar fuerzas de los resquicios màs obscuros de mi desolada tristeza. Convenciendome a mi misma de que aún tengo oportunidad, de que solamente debo demoler los muros que edifique para protegerme de todo y de todos, que debo empezar a enfrentarme a este miedo a sentir.

Ya he dado el primer paso, escrudiñe en mi corazòn y exhibi sus debilidades, y el mundo siguio girando, la tierra no se abrio a mis pies, el techo no se me cayo a pedazos, no me morí, sigo aqui.

1 comentario:

Duff Man dijo...

Ánimo chica. Te comprendo perfectamente. Sólo el Altruline es lo que he tomado, pero sé lo duro de la caida libre. Cuando quieras platicar ya sabes que aquí estoy.