jueves, 25 de noviembre de 2010

Boom del cine guatemalteco?


Puro Mula es algo así como La pequeña película que pudo es decir, hasta el momento ha sido la única película estrenada dentro del Festival Icaro a la que tanta gente ha asistido voluntariamente pagando su entrada, vamos que todos sabemos que a las pelis del arranque del festival much@s acuden por el cocktail y/o para que los vean; y es que ahora en su edición número 13 el Icaro se ha vuelto IN, y ha dejado de ser el festival de cine independiente al que un contado grupo de cinéfilos asistía esporádicamente y, afortunadamente, logró atraer a un buen número de gente a sus proyecciones; es cierto, no todas las películas y documentales llenaron las salas pero sí se rompieron los records en cuánto a películas guatemaltecas presentadas y a la cantidad de boletos pagados para el estreno de una película en el festival.

Ahora bien, es momento de preguntarnos si el tan mentado boom del cine guatemalteco es real o una linda búrbuja tornasolada que los entusiastas del cine local nos estamos creando y que más tarde que temprano va a reventar revelándonos la cruda realidad de que el mentado boom no era más que una llamarada de tuzas y que al gran público le sigue valiendo una papalina si Julio Hernández y sus películas ganan premios en festivales internacionales o si Verónica Riedel se convirtió en la primera mujer guatemalteca en dirigir una película en el territorio nacional, o si Best Picture System logró con muy poco presupuesto crear una película honesta que mantuvo al público deteniéndose la barriga de la risa de principio a fin y cuyo final dejo a más de uno pensando o diciéndo "mano! ese Joel es igualito al fulano de tal".

Personalmente todavía no quiero creerme lo del dichoso boom, digo, me encanta que 12 películas guatemaltecas y de las más variopintas temáticas se hayan presentado en el festival Icaro, me flipa el que tanta gente haya llegado a ver Cápsulas y que otros tantos hayan expresado su deseo por ir a verla a salas cuando se presente formalmente (trabajé en esa pelí junto a un grupo de personas que se partió el lomo por terminarla, de allí mi personal apego al proyecto), y las tripas me brincan de la alegría al escuchar a muchos de los asistentes al Icaro decir "muchá, hay que seguir haciendo cosas", todo es fantástico, pero mi recelo en gritar a los cuatro vientos "Regocijaos todos que el boom del nuevo cine guatemalteco ha llegado" son pequeños detalles como el que un amigo banquero él muy afecto a las redes sociales y allegado a varios entusiastas del cine local no haya tenido ni la menor idea de qué le estaba hablando cuando le pregunté si iba ir a Puro Mula; junto con otros detalles no tan pequeños como el que peliculas como Las Marimbas del infierno, 8 Grados, y Un día de sol no hayan logrado mantenerse en cartelera siquiera por 4 fines de semana, o que algunos cineastas no hayan logrado salir aún de las deudas a las que se metieron para realizar sus películas.

Y no es que la gente ya no vaya al cine, es que o no se enteran de las proyecciones de las cintas locales o no hemos encontrado la manera de echárnoslos al bolsillo...a todo esto también me pregunto ¿Será que las proyecciones en salas de cine deberían seguir siendo el caballito de batalla? ¿O no será mejor ir buscando una mejor manera de distribuir las pelis?¿Si el modelo a nivel internacional está mutando, no deberíamos acá hacer lo mismo?.

De pronto y sí hay un boom, pero creo que sería más atinado llamarlo algo así como el florecimiento de la producción de cine local, porque sí se está produciendo y mucho, y no solo largometrajes, el terreno de los cortos y los mediometrajes es increiblemente fértil y seguirá dando frutos y preparando a muchos futur@s director@s, guionistas, productor@s etc...quienes serán los que en un futuro realizarán los nuevos largometrajes, pero de toda esta producción cuántos proyectos llegan al final a presentarse al gran público? Cuánta gente fuera de nuestro pequeño mundillo artístico sabe que en Guatemala se están produciendo largometrajes, cortometrajes, mediometrajes, documentales...etc...Cuánta gente se interesa en consumir la producción nacional?

Por años trabajé para medios de comunicación así que de memoria me sé esa historia de "estamos creando un movimiento" pero en realidad el tal movimiento no pasa de ser una serie de levantones aislados y épocas de indiferencia total; el rock nacional es buen ejemplo de esto, ¿Cuántas Garras chapinas le costó a Viernes Verde para que llegaran más de 100 peludos a su festival? ¿Cuánta gente hay todavía que no tiene idea ni tiene interés en enterarse de que hay bandas locales que se van de gira internacional? Nada nenes que no hay que creérnosla tan pronto.

Habría más bien que buscar maneras de llevar el cine local al gran público, por eso me gusta tanto la idea del Festival de Cine Bajo la Luna Llena en Pana, porque acerca muchas producciones a un grupo de la población que de no ser por ello no tendría acceso a ver estos cortos, documentales y largometrajes, pero este festival es un granito de arena una vez por año; habría que ponernos las pilas y hacer más cosas, sacar nuestras producciones de gira como hacen las compañías de teatro y los músicos, pero cuesta dinero dirán uds. allí es dónde hay que ponerse creativos y buscarle el modo; habría que ponerse las pilas también y buscar la manera de que los empresarios dueños de los cines no pidan la exclusividad para así exhibir las pelís en sus cines y que claro, no se queden con el 60% de lo recaudado en taquilla, porque sin reposición de dinero los cineastas no podemos poner comida en nuestras mesas, o un techo sobre nuestras cabezas y ya me dirán uds. si creen que desnutridos y a la intemperie cualquiera puede ponerse a pensar en seguir haciendo cine.

Falta mucho para poder cantar victoria y decir "Sí, lo logramos el boom del nuevo cine guatemalteco ha llegado" pero ya que estamos encaminados habría que seguir echando punta, no creen?.

P.S. Se aceptan sugerencias para hacer crecer la producción y crear una industria local.

4 comentarios:

Jorge Sánchez dijo...

El boom tiene una base:

1. Mendel Samayoa y un grupo de guionistas iniciaron el Club de Guionistas de Guatemala, sabemos que toda buena película parte de un buen guion. El club sigue activo.

2. Tuvimos 2 escuelas de cine, ahora queda una pero como sea tenemos.

3. Atrevidos Realizadores hacen milagros y producen sus películas.

4. Blogueros y amantes del cine dedicados a la comunicación estamos ayudando a que el cine dé de que hablar.

El siguiente paso: que el congreso apruebe el paquete de leyes para el audiovisual, paquete que fue presentado por AGACINE hace algunos meses.

Yo no le llamaría boom, le llamo consecuencias de un trabajo previo :)

Andrea dijo...

Jorge, estoy de acuerdo en que la etapa que experimentamos actualmente es producto de un largo y arduo trabajo previo. Lo del boom no lo dicen los cineastas, sino es una burbuja mediática que no hay que creernos, claro, los que hemos andando en estas (por corto o largo tiempo) sabemos muy bien que hay que seguir picando piedra y que nos falta mucho; el lado positivo es que ya vimos que sí se puede, es difícil pero se puede.

Anónimo dijo...

Gran post. No se puede esperar a leer los siguientes:)

Anónimo dijo...

hola, Chicos, fue muy interesante para leer. Quiero citar el mensaje en mi blog. Se puede? Y otros una cuenta en Twitter?