jueves, 13 de septiembre de 2007

Hijos de la mala vida


Lunes, apenas pasan de las 7 pm y ya ha obscurecido por completo, ni un asomo de luna, me da la impresiòn de que el trozo de cielo que alcanzo a ver por la ventana, no es màs que una pizarra vieja, borroneada de tiza y polvo. Converso con dos amigos, y la linea de nuestra charla zigzagea entre la politica nacional, peliculas de zombies, corto metrajes, comida, mascotas,marketing basura, mùsica ,- mucha mùsica-, sostenemos incluso un pequeño debate sobre què programa es mejor: si Sesame Street (Abelardo you rule) o The Muppets Show, nada, el tipico conversatorio de esta nueva casta de individuos crudamente realistas e irremediablemente existencialistas, que o estàn al final de los 20 o al inicio de los 30. Solteros, desencantados, cargados de proyectos, ideas y planes.

Y como ultimamente ocurre cada que me reuno a conversar con alguien que de alguna manera calce en ese perfil, la charla llegò a ese trillado punto, al escabrosamente jugoso tema de las relaciones con el gènero opuesto.

Un flash back automaticamente me lanza en un recorrido por las ultimas semanas,en que tambièn al final de una platica diversa terminè por caer en esa sinuosa curva de los malos amores.

Por estos dìas me he reunido con varias amigas, todas entre los 26 y los 31 años, profesionales, lindas,triunfadoras, preparadas, brillantes y solteras.La fauna iba desde una asquerosamente exitosa corredora de bienes raices a una princesa de la publicidad, pasando por una avezada periodista, una exigente productora radial,una activista de derechos humanos y una fotografa de lente vital y sensible.

Y cuando digo solteras me refiero a la definiciòn màs llana: solteras y sin compromiso alguno, -algunas ajustan ya màs de 24 meses de no pasar de ocasionales flings-. Y en cada charla el sentimiento era el mismo, "hemos triunfado en este mundo hecho por y para los hombres, y ahora pareciera ser que resultamos intimidantes". Irònico, el girl power pasa la factura y con lo que se cobra es con los pretendientes, bueno, con la falta de ellos. Todas, absolutamente todas y por separado,coincidieron en que los ùnicos que no se sentian incomodos con su independencia eran los extranjeros o los hombres mayores, y que a estas alturas ya habian considerado explorar los terrenos del amor on line o asumir de una vez por todas que la soluciòn era formar a la postre un hogar monoparental, buscarse un donador de esperma y a criar niños lindos, listos y que no le temieran a las niñas lindas, listas y autosuficientes, o bien bellas niñas que no se sintieran disminuidas si los toscos y bobos niños le rehuian a su precoz inteligencia.

Yo misma no estoy en posiciòn de tirar la primera piedra, pues despuès de la ultima relaciòn significativa, - que por cierto fue con un extranjero al que no quise seguir como fiel corderita a su pais de origen-, no he pasado de un par de desastrosas citas con individuos tan embebidos en si mismos que no me fue tan difìcil excusarme para salir huyendo del lugar, y un indeciso crònico que jamàs fue capaz de conciliar lo que queria, con lo que pensaba y sentia, y por el cual decidì que no merecìa la pena caminar esa milla extra.

Inhalo profundo mientras aprieto mi nariz con el pulgar y el indice de la mano derecha, intento detener un -sospecho que sonoro- estornudo, y esa sencilla acciòn me devuelve al lunes de la charla con mis amigos, dos representantes del gènero màsculino criado en las postrimerias del siglo 20. Digamos que ambos vendrìan siendo esos especìmenes a los que las resueltas amigas mìas acusan de discriminarlas por ser unas triunfadoras. Uno es un treintañero liberado de los convencionalismos, empresario independiente, dueño de su propio estudio de grabaciòn, productor musical y audiovisual, de facciones definidas. Lo conozco hace quince años y nunca he sabido que salga con una cabeza vacia. Al otro apenas lo estoy conociendo pero es de maneras suaves, titubeante, talentoso, un crio alto y bien parecido que està por cumplir los 27 y cuya carita es de las que provoca decenas de mensajes del tipo
"you are so cute" en su perfil de myspace. El primero tiene una relaciòn estable en la que la equidad es la clave del èxito, claro que antes hubo de pasar por una serie de tortuosas y extrañas relaciones, el segundo confiesa tener 4 años de no tener una novia, que la ultima relaciòn que tuvo era una suerte de batalla campal que lo dejo curado y que lo màs que ha tenido en su historia sentimental reciente son encontronazos, flirteos, la pura carne pues.

Què es lo que pasa? porque parece que todos, hombres y mujeres estamos tan pèrdidos sin el futil flechazo de cùpido. Al menos los dos protagonistas masculinos de este relato arrojan una tèsis, una versiòn que aunque no muy halagadora me parece la màs sincera: Somos hijos de la mala vida, nos gusta lo dificil, lo que nos duele, el corte de la navaja que besa la piel, la zozobra, la angustia. Al final cada relaciòn fallida, cada amor mal escogido, no es màs que la resulta de nuestros propios asuntos no resueltos, no son los otros los culpables, somos nosotros mismos los del problema.

2 comentarios:

jose maria dijo...

hola muy bueno lo que acabo de leer,te invito a que veas si te gusta lo que escribo yo hasta pronto

Karla dijo...

Siempre gracias por incluirme en tus reuniones con tus amigas..de 26 a 31 años..ya soy mas chikis..