viernes, 12 de octubre de 2007

Love is a bitch

Y allí está uno con su cachito de corazón en la mano, creyendo que se es el primer ser viviente en experimentar semejante gozo. Y uno observa al jirón de músculo palpitar y estremecerse, y por fracciones de segundo uno no puede evitar sentirse besado por los dioses. De pronto uno empieza a notar que todo es más límpido, que el aire huele mejor, que el sol brilla más, y hasta las calles más mugrientas parecen de pronto provistas de un renovado encanto. Y allí está uno, cegado de endorfinas, con el cachito de corazón palpitándole entre las manos, y uno lo observa hipnotizado, y uno de verdad se cree que el trozo de víscera ese es su posesión más preciada, -cuanta dulce ingenuidad-, hasta que alguien llega a tumbarnos de un manotazo al estúpido cachito de corazón, y uno lo ve revolverse en la tierra, agonizante, suplicando que alguien ponga fin a su miseria.

2 comentarios:

Gerardo José Sandoval dijo...

Una novela de Saul Bellow, "Son más los que mueren de desamor":
Al preguntarle un periodista su opinión acerca del efecto mortífero de la explosión de Chernobyl, Benn Cradder,famoso científico y protagonista de la novela responde: son más los que mueren de desamor.
Ahh, ahora se entiende porque Don Quijote era soltero...

Andrea dijo...

GERARDO: Buscaré la novela. Por el momento habré de recitar a Sabines "Espero curarme de ti en unos días. Debo dejar de fumarte, de beberte, de pensarte. Es posible. Siguiendo las prescripciones de la moral en turno. Me receto tiempo, abstinencia, soledad". Sea este pues mi mantra de sanación.