martes, 9 de octubre de 2007

Todo pasará


Y es que la vida sigue, a pesar de nosotros, aunque sientas que una implosión barre con el refugio que te construiste, y con todo lo que constituía tu realidad hasta ahora. El ritmo del mundo no se detiene, continúa igual allá afuera, la gente sigue yendo a sus trabajos, los bancos abren a las 9 a.m., y a miles de kilómetros de acá los disturbios no cesan en Myanmar, por obsceno e injusto que te parezca, el universo no se congela solamente porque tú –creas que- te mueres de pena.

Ningún dolor es superior a nuestras fuerzas, aunque por momentos te sientas inundada, sobrepasada, siempre habrá un chance para respirar hondo, curarse las heridas, -disimularlas incluso- y seguir adelante.

Tú corazón siempre – y cuando continúe latiendo- tendrá remedio, sangrará por un tiempo, es cierto, sentirás como si un mazo de acero te hubiese impactado justo en el centro del esternón desbaratándolo todo, habrá momentos en que la presión en el pecho será tan intensa que hará más difícil la entrada del aire a tus pulmones, tranquila, todo pasará. Date permiso a sufrir un tiempo, deja que el dolor inunde cada uno de tus poros, y saborea cada segundo de miseria, pero no te aferres a ella, llora todo lo que quieras, hasta que sientas escocer los ojos, deja que la pena fluya, y cuando te sientas extenuada permite que la tristeza se marche. Todo pasará, y estarás mejor, te lo prometo.

2 comentarios:

la güicha dijo...

gracias por el aliento, en otro lugar, en otro tiempo.

La arquitectura de yaxchila dijo...

No te conozco, pero tienes mi nombre y muchas veces como hoy que paso por algo feo pienso que llegarà el día en que me reiré de ello, tal vez no hoy, tampoco mañana y puede que duré algunas semanas pero un día pasará.

Gracias por compartir este mensaje con los demás